domingo, 18 de diciembre de 2011

Son malos tiempos para los soñadores. Nos maltratan. Nos llaman ingenuos por creer, nos llaman gilipollas por amar. Son malos tiempos para los soñadores, el ambiente está cargado de realismo. Ya no nos dejan ni repirar. 

1 comentario:

  1. Me gusta, que bien escrives :)
    yo sigo siendo una soñadora a pesar de todo!

    ResponderEliminar